The Division 2 – Tidal Basin: Recorrido y consejos

0
18

Llegar a Tidal Basin es bastante sencillo – viaja rápido al lugar más cercano y sigue el camino para llegar al sumidero que te llevará a la vulnerable pared de la base para poder volarla. Es tan simple como seguir los waypoints que proporciona el juego.

Tan pronto como explote, una sirena de alarma sonará y se le presentará el primer tiroteo en Tidal Basin. Limpia la zona y se te asignará la tarea de eludir los autocañones. Afortunadamente, estos no golpean tan fuerte como los de The División original, así que no es difícil pasarlos por alto – el botón que necesitas apretar estará a tu derecha mientras miras los cañones.

A continuación, te encontrará con dos tiroteos separados pero consecutivos que te llevarán al objetivo “Interceptar las comunicaciones de los Black Tusk”. Ten en cuenta que este objetivo te llevará al edificio donde conseguirás el primer objeto que necesitas para el exótico rifle Némesis, pero sólo aparecerá si haces la fortaleza en el nivel 5.

Una vez que interactues con la consola, se abrirá una puerta y el objetivo cambiará a “Encontrar el helipuerto”, lo que hará que el marcador de waypoint le lleve a los tres helicópteros que necesitará desactivar.

No hace falta decir que habrá otro tiroteo prolongado durante este objetivo, pero si quieres ahorrar tiempo, dispara a los barriles rojos junto a los helicópteros en lugar de dar a los pájaros una lluvia de plomo. Hay tales barriles al lado de cada helicóptero, pero puede ser más difícil verlos si está haciendo Tidal Basin durante la noche.

Después de que hayas disparado a todo y a todos en el área del helipuerto, tu próximo objetivo será alcanzar el área de la puerta principal. Esto te llevará de nuevo a los autocañones y esta vez los desactivarás para siempre disparando a las cajas de fusibles amarillas que el juego marcará convenientemente para ti. No se pueden matar los autocañones de ninguna otra manera, pero reaccionan con bastante lentitud cuando se cambias de covertura.

El personal de Black Tusk si reacciona bastante mejor, asi que, asegúrate de deshacerte de ellos antes de ir de cobertura en cobertura. Este consejo no es esencial en niveles menores, pero en Challenge puede hacer que te dejen caer si empiezan a disparar antes de que llegues a otra cobertura. Después de la desaparición de los autocañones y los Black Tusk, se le asignará la tarea de abrir la puerta a una persona de la JTF a la que tendrá que cuidar.

El líder del equipo de JTF tomará una posición bastante fortificada ya que la consola está en un terreno alto, dentro de un edificio, pero hay tres entradas que debes tener en cuenta. Dos de ellos son inmediatamente aparentes, pero la tercera entrada está detrás de un escritorio con computadoras portátiles que lo ofuscarán. El escritorio está directamente detrás del oficial de la JTF.

Cuando acabes esta parte, procede como se indica en el siguiente objetivo. El camino obvio sería a través de la puerta que encontrarás, pero el camino real es a la derecha ya que la puerta nunca se abrirá. Continúa por el camino obvio después de eso, pero pronto te encontrarás con otra puerta que no se abrirá. Pasa por el edificio a la izquierda de la puerta y podrás continuar la misión.

Tu próximo objetivo será interceptar las cápsulas antivirales que se transportan en los Warhounds modificados, pero a pesar de que son móviles y los consejos te indican que te apresures, en realidad no es necesario. Los Warhounds no pueden escapar de ti, así que valora tu salud y deshazte de los Black Tusk con seguridad por el camino, antes de perseguir a los Robo-Dogs.

Después de desactivar el transporte, lanza una bengala y podrás ir tras el segundo transporte de Warhound. Esta sección es bastante sencilla, sólo tienes que seguir los waypoints y matar a cualquier Black Tusk, seguido de desactivar el segundo cilindro portador.

Dispara otra bengala y la puerta se abrirá, revelando que el helicóptero SHD está siendo derribado y chocando accidentalmente contra la turbina del aerodeslizador Black Tusk, que se asegurará de que no pueda escapar. Dirígete al aerodeslizador, mata a cualquier black Tusk por el camino y para cuando el objetivo cambie a “Alcanzar la cubierta superior” probablemente habrás llegado a la sala de control con tres pantallas azules en la pared.

El objetivo te llevará a la puerta de la derecha, pero también hay una puerta a la izquierda. ¿Recuerdas la tarjeta que necesitabas para el rifle Némesis que recogiste antes? Esa es la puerta en la que lo usarás, lo que revelará el arma que necesitas para desmontar las piezas.

De todas formas, dirígete a donde te lleva el waypoint hasta que llegues al área de “No Respawn”, que te indicará la batalla final de la misión. Habrá un montón de Black Tusk que necesitarás eliminar, pero es la tónica habitual. La captura principal aquí son los cohetes que se te pedirán para desactivar a mitad de la lucha.

Cada cohete tardará dos minutos y medio en lanzarse y si no lo hacen, no se logrará el objetivo. Normalmente, esto requeriría que  renuncies a la cobertura y corras para disparar a los dos puntos débiles de cada lanzador con el fin de desactivarlo. Si no quieres que te disparen constantemente en la dificultad de Challenge, sería prudente cambiar tus habilidades antes de la batalla, ya que el Oxidizing Chem Launcher es invaluable para estos objetivos, cubre y hecha un gas que dañará ambos puntos débiles en cada lanzamisiles, incluso si no tienes una línea de visión clara y nunca tienes que dejar de cubrirte. Simplemente colócalo en un lanzador y deja que la habilidad haga su magia.

Milla “Wyvern” Radek es bastante exigente por sí misma, ya que tiene un lanzagranadas, una armadura que es más fuerte que la de los mosntruos s y una caja de herramientas más pequeña. Probablemente tendrás que romper al menos dos piezas de su armadura para poder dispararle eficazmente.

Matar a cualquier Black Tusk que venga, mata a su oficial que quería volar la Casa Blanca y eso es todo. Misión cumplida.