in

Los inicios de juegos de cartas en el arcade

Los inicios de juegos de cartas en el arcade 1

¿Quién no ha jugado alguna vez a algún juego de cartas? Ya sea con la familia, con los amigos o a través de internet. Pocos habrá que no sepan lo que es que te toquen buenas cartas o que el que se encuentra a tu lado parece que tenga una varita mágica para poder recoger siempre los mejores naipes. Los juegos de baraja son milenarios en algunos casos y sus raíces se remontan a muchos siglos atrás. Poker, blackjack, solitario, mus, bridge y un sinfín más de nombres que a día de hoy se han popularizado gracias a las redes sociales y los casinos.

Una popularidad que ha ganado incluso más peso con la crisis sanitaria ocasionada por el covid en todo el mundo y que ha provocado que juegos de cartas clásicos regresen como opción de ocio, junto a juegos en línea. Pero toda esta industria que ahora se encuentra al alza, un día arrancó en el arcade. Aquellas máquinas tan clásicas a las que muchos hemos jugado de pequeños en bares, salones recreativos o comercios ya incluían juegos de cartas que fueron conocidos gracias a este sector. El caso del solitario probablemente haya sido el más destacado, con un posterior paso a la interfaz de los ordenadores Windows, en la que ha celebrado recientemente su treinta aniversario.

El poker es otro de esos juegos. Solo unos cuantos privilegiados podían entender aquellos juegos con naipes en los que tocabas todos los botones, esperando poder ganar más vidas extra en el Pac-man, el Bubble Bubble o el Sonic. A día de hoy, una de las claves para el cambio tan radical que ha dado el poker es la gran cantidad de información que hay disponible para consultar estrategia, jugadas y más detalles. Hoy consultar reglas de poker es un proceso muy sencillo y que no llevará al usuario demasiado tiempo de búsqueda. Quizá hace tres décadas apenas aprendías a jugar tocando botones de esa máquina de arcade que era poco más que un paraíso. Y de ese avance nos queremos impregnar porque tiene mucha relevancia.

Rebajas
SteelSeries Rival 650 - Ratón de Juego Inalámbrico Quantum Wireless - Sensor Óptico dual 12 000 CPI TrueMove3+ - Distancia de Elevación Personalizable
Quantum Wireless libera la necesidad de usar cables con un rendimiento sin retardo; Personalizable con 256 configuraciones de peso del centro de gravedad
129,99 EUR −30,00 EUR 99,99 EUR
Rebajas
SteelSeries Rival 650 - Ratón de Juego Inalámbrico Quantum Wireless - Sensor Óptico dual 12 000 CPI TrueMove3+ - Distancia de Elevación Personalizable
Quantum Wireless libera la necesidad de usar cables con un rendimiento sin retardo; Personalizable con 256 configuraciones de peso del centro de gravedad
129,99 EUR −30,00 EUR 99,99 EUR

El juego de bar

Las máquinas recreativas de arcade sufrieron su mayor ‘boom’ en la década de los setenta. Ya anteriormente se habían diseñado los primeros videojuegos en movimiento y fue con estudiantes de Estados Unidos con los que se llevaron a cabo las primeras pruebas para comprobar si tenía sentido sacar estos artilugios al mercado. Las largas colas en estos centros hizo que la industria se pusiera en marcha y que abrieran los primeros salones recreativos.

Juegos deportivos, de disparos, inspirados en conseguir eliminar adversarios y también juegos de cartas. Quizá los juegos de baraja no fueron tan populares en unos inicios, pero formaron parte de esa larga lista de juegos que se fue añadiendo a las máquinas instaladas en bares, restaurantes, centros comerciales y en centros de ocio, incluso. Uno de los pioneros fue el solitario, denominado en Estados Unidos o Canadá como Klondike.

Con esta versión, podías aprovechar los créditos que quedaran activos en tu sesión y ponerlos en juego bajo la condición de obtener más si ganabas el juego. Lo que sería una versión mucho más rudimentaria de apostar. El FreeCell, llamado Carta Blanca en la comunidad hispanohablante, fue de los siguientes en hacer acto de presencia. Y de hecho, seguro que a muchos usuarios de ordenadores les suena ese nombre, porque también fue incluido en el sistema operativo de Microsoft durante algún tiempo.

Con el Super Poker o el Golden Poker Double Up se dio un paso más allá, impregnando a las máquinas recreativas de versiones arcade de juegos que habían estado despegando en casinos y salones de juego. Realizabas tu apuesta en créditos, pulsabas el botón para que se mostraran nuevas cartas al azar y si conseguías una combinación con alguna mano de poker oficial, recogías tu premio. Y a seguir jugando en este mismo juego o en otros.

Así funcionaron unas máquinas a través de las cuales los juegos de mesa y de apuestas comenzaron a tener repercusión en una sociedad, aún muy lejos de conocer la dimensión de esta industria. Más aún cuando el avance tecnológico y la implementación de los videojuegos modernos acabó con el auge de estos terminales de juego. Terminales que siguen existiendo y que todavía mantienen algunos de estos juegos, solo que más modernizados. En muchos casos han quedado para el disfrute de coleccionistas y clásicos que se resisten a separarse de una de las diversiones de su infancia.

De la máquina a la red

Tras su paso por las máquinas recreativas, los juegos de mesa dieron el salto gracias al crecimiento de la industria del juego, ya a finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Ya por entonces se había creado una comunidad de jugadores capaces de profesionalizar el sector y llevarlo al juego en línea que tan de moda se encuentra a día de hoy. En la cuarentena, en mitad de la crisis sanitaria del 2020, han sido todavía más claves y han seguido con sus buenos números.

Aun así, versiones de arcade han seguido teniendo su peso a modo de versiones retro de videojuegos. Ocurrió con la saga Far Cry, que espera presentar su sexta entrega en el 2021. Ubisoft sacó a la venta el Far Cry 4 Arcade Poker, una app de juego en la que combinar Tetris con poker bajo el contexto de esta serie de acción y aventuras.

Para eso han quedado las máquinas de arcade que tuvieron su especial relevancia en otro tiempo. Pero que fueron de las primeras en apostar por la popularidad de los juegos de cartas, con un paso por el arcade muy característico y marcado.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *